miércoles, 29 de julio de 2015

Desconstruyendo el pensamiento occidental: saberes ancestrales pre-capitalistas y chamanismo

Rodolfo Montes de Oca

En el artículo anterior, abordamos el inevitable colapso de la sociedad occidental y  su  paulatino decrecimiento producto de haber alcanzado el cenit del desarrollo tecno-industrial. Este hecho devendrá inevitablemente en una reconceptualización de nuestro desarrollo en la tierra, que también empezamos a experimentar con la promoción del “green market” y de medios alternativos de producción.  El decaimiento de la producción petrolera, el excesivo consumo, la falsa abundancia, el desgaste de la democracia representativa y el creciente malestar social; abre las compuertas para una interpretación heterodoxa de las ideas libertarias. Por ello, en este artículo esbozamos algunas ideas de utilidad para ir descontruyendo el pensamiento occidental.

Sobre la idealización del pasado
Los estudios modernos de historia, han pretendido dividir el desarrollo del continente en dos grandes periodos, el prehispánico y el hispánico, haciendo clara alusión a la llegada de los ibéricos y lusitanos a las costas, como el punto de quiebre en el continente. Esta apreciación del hilo histórico, pone de relieve un antes y un después, materializado en el hecho de que con la llegada de los valores occidentales y su forma de gestionar lo publico (delegación de mando, tributos, monopolio de la violencia, propiedad privada, alfabeto latino y numerología árabe) se produjo un progeso y una colonización del devenir antropológico del hombre.

Tal aseveración eurocentrista, no es más que una reproducción académica del discurso oficial del Reino de Castilla de la Mancha. Antes de la llegada de los españoles, la dominación, el estado, la propiedad privada, las urbes y los dioses, ya se encontraban en mesoamerica desde hace siglos. Las civilizaciones Mexicas, Mayas, Zapotecas, entre otras, son un ejemplo de ello; por lo cual no es cierto de que la conquista introdujo valores que devinieron en una articulación del capitalismo, si no que los pueblos originarios ya reproducían esas dinámicas, que se vieron perfeccionadas con la llegada de Hernán Cortez y sus huestes.

Esto nos lleva a revalorizar nuestra propia concepción, muchas veces romantizada, de los pueblos originarios, tomando como ejemplo los de su desarrollo primario y lo que se conoce en las ciencias sociales como la Etapa Lítica hasta el Periodo Clásico Tardío, con la caída de la civilización Olmeca; donde el nomadismo, las colectividades a pequeña escala, el reconocimiento de la tierra y de sus otros habitantes es una constante de su desarrollo. Por lo cual, es perentorio acotar que los pueblos originarios son pre-capitalistas, en la concepción clásica de las academias, pero no son pre-civilizatoria; por lo cual como antiautoritarios que no solo estamos contra el modelo de producción, no debemos revindicar ancestros que comparten practicas ajenas a la idea.

Con esto, quiero poner de relieve que debemos estudiar los primeros grupos humanos que habitaron la región y acércanos a sus lejanos descendientes, que solo tengan objetivos comunes con nosotros, desechando vanagloriar un pasada y un presente indigenista que solo nos lleve a vivir de la reminiscencia o de una subjetivización malsana del “sujeto revolucionario”.

Chamanismo y Auto-teoría
Durante el proceso de conquista y colonización, el elemento religioso jugo un papel determinante en el complejo entramado de sumisión, introduciendo el valor del monoteísmo; que se puede representar como la sujeción del hombre a una sola figura de mando que determina los avatares del destino y la sacralización de las dinámicas sociales.   

Para el dibujante y guionista anarquista Alan Moore, autoproclamado “mago del caos”,  el cristianismo como movimiento político gano la guerra a los paganos, herejes, mago y chamanes al desvestirlos de su conocimiento ancestral al simplificar el conocimiento. Esto se baza en el pasaje de la biblia referido al debate entre “Simon el mago” y pedro el apóstol, que el pintor renacentista Benozzo Gozzolli inmortalizo en los lienzos.

Para las ciencias sociales el chamanismo se refiere a una clase de creencias y prácticas tradicionales similares al animismo que aseguran la capacidad de diagnosticar y de curar el sufrimiento del ser humano y en algunas sociedades, la capacidad de causarlo. Los chamanes creen lograrlo contactando con el mundo de los espíritus y formando una relación especial con ellos. Aseguran tener la capacidad de controlar el tiempo, profetizar, interpretar los sueños, usar la proyección astral y viajar a los mundos superior e inferior. Las tradiciones de chamanismo han existido en todo el mundo desde épocas prehistóricas.

El chamanismo se basa en la premisa de que el mundo visible está impregnado por las fuerzas y los espíritus invisibles, que afectan todas  las manifestaciones de la vida. Estas prácticas requieren conocimientos o capacidades especializados. Se podría decir que los chamanes son los expertos empleados por las comunidades animistas para interpretar el presente y el futuro según ciertos conocimientos especializados. 

Alan Moore viene afirmando en sus textos que existe un espacio mental llamado “Ideaespacio” donde no solo reside nuestro propio “yo” sino un “nosotros”; es ahí donde cobran vida los mitos o los significados de las deidades.  Las ideas del dibujante ingles hablan de la función que cumplen los mitos, al advertirnos que todo esto no es más que un ejemplo de la fuerza de nuestro pensamiento y nuestra imaginación. Para ello como “mago del caos” revela cinco secretos: el arte es magia o la magia es arte; cualquiera puede hacerlo; todo esta dentro de ti; tú puedes crear tus propios mitos; y reencata tu vida cotidiana, tu pequeño/gran mundo.

Estos cinco ejemplos, sintetizan en gran medida el pensamiento anarquista postmoderno, entendiendo la militancia como una transformación constante, cotidiana en pequeño espacios y con sus propios referentes; lo que conlleva a una desestructuración de las verdades únicas incluso dentro de la tendencia libertaria. Necesitamos chamanes que nos ayuden a entender el presente y que con otros afines hagan magia, alquimia y paganicen la sociedad actual.

Coloquio final
Actualmente la región de atraviesa un periodo de efervescencia social donde las ideas anarquistas cobran especial relevancia debido a la oleada de jóvenes antisistema que llevan adelante una ofensiva en diferentes espacios. Esto se demuestro en el hecho, de que los viejos remanentes de a izquierda como Jacobo Silva Nogales en México busca referente en las experiencias colectivas de autogobierno y autogestión para argumentar su teoría del “poder popular” que no si no un refrito sesentoso del marxismo latinoamericano.

Venezuela, ya tiene una larga y dilatada tradición de la apropiación de conceptos propios de las ideas antiautoritario para mantener un gobierno de claro talante militar. Así tenemos que conceptos como “autogestión”, “cogobierno”, “colectivo” o “comuna” han sido empleados de forma indiscriminada para seguir enriqueciéndose con la política petrolera y el asfixiante control cambiario.

Como libertarios debemos seguir articulando con las bases pero siempre manteniendo una actitud iconoclasta y de ruptura con el orden existente, con  nuestras actuaciones y praxis estamos generando maremotos en otras latitudes y en nuestras propias costas; descontruyendo con heterodoxia el presente; siendo testigos de excepción del hundimiento del falso progreso de las ideas decimonónica. Por ello, que abunden los magos, alquimistas, chamanes que practiquen el nahual para encubrir los jaguares que habitan debajo de nuestras desgastadas pieles que buscan libertad.   

miércoles, 22 de julio de 2015

El inminente colapso y nuestra respuesta Algunos apuntes para el futuro inmediato de las luchas en la Venezuela petrolera

Rodolfo Montes de Oca

Las industrias de la mercadotecnia y la publicidad han exprimido hasta lo inimaginable la supuesta existencia de una profecía maya sobre el fin del mundo, profecía que debió cumplirse en el 2012. Pero ¿qué tan verídico es ese vaticinio? ¿Es cierto que los mayas y los mexicas predijeron nuestro fin? ¿Cómo es posible que una civilización vaticine el fin de otra?

Estas preguntas, que parecen albergan un gran misterio, es un axioma que solo responden a una constante de la humanidad, que se basa en el perpetuo colapso de las mega-estructuras urbanísticas y de desarrollo que ha experimentado el hombre desde hace 2000 años. El historiador británico Arnold J. Toynbee en su Magnus Opus “Estudio de la historia” determina de una forma sistemática el colapso de 21 sociedades complejas en el mundo, desde los sumerios hasta los mayas, todas las grandes sociedades sedentarias han experimentaron el colapso social y la nuestra no será la excepción.   

¿A las puertas de un nuevo colapso?
Los historiadores mesoamericanos han llegado a la conclusión de que los centros mayas más avanzados en las tierras bajas del sur de Centroamérica entraron en un proceso de declive durante los siglos VIII y IX. En términos arqueológicos, este descenso fue indicado por el cese de las inscripciones en los monumentos y una reducción de obras de construcción de arquitectura a gran escala. Durante una breve investigación se identificaron unas 88 teorías, que intentan explicar el colapso maya del periodo clásico; sin embargo dos de esas teorías son las que nos interesa para nuestra perspectiva antiautoritaria que son la de la revuelta social y la del derrumbe del sistema ecológico.

De acuerdo con la evidencia arqueológica, las obras de construcción y de expansión de los mayas estaban en su apogeo a partir del 730 al 790 DC., con constantes ampliaciones y obras de construcción sin ningún tipo de máquinas o herramientas para ayudarlos en estas obras. Durante este mismo período aparecieron señales que presagiaban el colapso de la civilización maya. La mayor parte de la carga del trabajo pesaba sobre los trabajadores campesinos en ciudades tales como Tikal y Copán, donde se realizaron proyectos de construcción aparentemente interminables, construyendo grandes templos faraónicos y campos de juegos de pelota.

Una teoría apoyada por J. Eric S. Thompson atribuye el colapso maya a una revolución por parte de las clases sociales bajas de la sociedad maya. De acuerdo con esta línea de pensamiento, mientras la vida se hizo más difícil, se inició el proceso de “socavar el desarrollo religioso y la empresa colectiva de la gente común”. El aumento de la carga de trabajo puede haber provocado la población a abandonar sus valores tradicionales y a rebelarse contra la élite de la sociedad, específicamente contra los sacerdotes-gobernantes, ya que se creía que los mayas eran teocráticos y por lo tanto gobernados por sacerdotes.

Esto podría ayudar a explicar el colapso abrupto de las funciones de élite, así como los edificios y centros ceremoniales que quedaron sin terminar. Como el colapso de diferentes ciudades se produjo en diversas ocasiones, se cree que las revueltas de los distintos grupos fueron parte de una serie de acciones no-planificadas e impulsivas. En la ciudad de Piedras Negras, por ejemplo, parece que hubo algún tipo de violencia durante este período considerando que hubo incendios en varios edificios de palacios y que un trono quedó destruido.[1]

Desde la otra perspectiva tenemos algunas teorías ecológicas del declive maya, enfocándose en el agotamiento de recursos y el deterioro de las condiciones agrícolas en el Clásico Tardío. Originalmente se pensaba que la mayor parte de la agricultura maya dependía del sencillo sistema de tala y quema. Con base en este método agrícola, Orator F. Cook propuso en 1921 la hipótesis del agotamiento de los suelos para explicar el colapso maya. Esta hipótesis del agotamiento de la tierra está asociada con la erosión, la agricultura intensiva y la competencia de pastos de sabana.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que los mayas utilizaron una compleja variedad de técnicas agrícolas intensivas, explicando la alta población de las ciudades-estado mayas en el periodo Clásico. Los arqueólogos modernos ahora reconocen las sofisticadas y productivas técnicas de la agricultura intensiva practicada por los antiguos mayas, y varios de los métodos agrícolas mayas aún no han sido reproducidos. Los métodos de agricultura intensiva fueron desarrollados por todas las culturas mesoamericanas para aumentar su producción de alimentos y darles una ventaja competitiva sobre los pueblos menos hábiles.[2]

Estos métodos de agricultura intensiva incluían canales, terrazas, camellones, chinampas, el uso de heces humanas como fertilizante, pantanos estacionales o bajos, usando lodo de los bajos para crear campos fértiles, diques, presas, sistemas de riego, depósitos de agua, varios tipos de sistemas de almacenamiento de agua, sistemas hidráulicos, sistemas de recuperación de tierra pantanosa, agricultura itinerante, y otras técnicas agrícolas que aún no han sido plenamente comprendidas.[3] La evidencia propuesta para el colapso ecológico sistémico incluye la deforestación, la sedimentación y la disminución de la diversidad biológica.

El sedentarismo también permite una abultada expansión de la población de la sociedad y de sus instituciones sociales. El comercio a largas distancias, la domesticación de la flora y la fauna, el incremento de la especialización de las tareas así como la estratificación de la sociedad son los atributos más prominentes de una sociedad sedentaria. Este tipo de sociedades, por el contrario de las nómadas cazadoras-recolectoras, no se encuentran auto-limitadas y a menudo desembocan en la sobre-utilización y dominación del territorio en el cual están asentadas. A medida que la población crece, el rendimiento decreciente de varios suministros alimentarios comienza a amenazar la complejidad social.

Como los mayas, otras civilizaciones americanas han conocido el colapso social ligadas a menudo al sedentarismo; es decir que las organizaciones sociales sedentarias ocasionalmente alcanzan el agotamiento de importantes recursos no renovables o de lenta renovación (en la mayoría de los casos), lo que lleva inexorablemente a la rebelión de las poblaciones explotadas.

Cuando leemos todo esto y nos retrotraemos al presente, encontramos una similitud entre el modelo de desarrollo del mexicano moderno y la sociedad maya basadas en las políticas de depredación ambiental y trabajo forzado, pero añadiendo el  extractivismo energético, el comercio desigual con el  norte y  la liberalización de le economía. Todo esto amparado bajo la figura de dirigentes, sacerdotes y “guerreros” a sueldo.       

Abonando el terreno para el cambio radical
En 1989 el ingeniero y tecnócrata Richard Duncan publicó un trabajo llamado “La teoría de pulso-transitorio de la civilización industrial[4], que más tarde, en el año 1996, renombraría como "La Teoría de Olduvai: ir cayendo hacia una era post-industrial de la edad de piedra", donde adoptó el término “Teoría de Olduvai” inspirándose en el sitio arqueológico llamado la Garganta de Olduvai.[5]

La teoría de Olduvai establece que la civilización industrial actual tendría una duración máxima de cien años, contados a partir de 1930 hasta 2030. Iniciando la transición en el año 2007 cuando la producción mundial de energía per cápita empezaría a disminuir hacia debido a un descenso de las tasas de extracción de combustibles fósiles por agotamiento al mismo tiempo que crece la demanda por el aumento de la población. Esto causaría un colapso social y económico catastrófico en los años siguientes y poco a poco la humanidad iría a niveles de civilización comparables a otros anteriormente vividos, culminando dentro de unos mil años (3000 d. C.) en una cultura basada en la caza, tal y como existía en la Tierra hace tres millones de años, cuando se desarrolló la industria olduvayense de la prehistoria africana; de ahí el nombre de esta teoría.

¿Pero es necesario esperar el eminente colapso del mundo occidental para empezar a vivir el nuestro?, no lo creo, hoy en día existen múltiples formas de llevar nuestra resistencia como jaguares en la urbe, como es el decrecimiento voluntario, la guerrilla gardening, el uso alternativo de los desechos, la construcción de espacio, despacio pero sin pausa, la consolidación de la afinidad con nuestros compañeros, la masificación de redes de contra-economía, los medios ecológicos de trasporte, la acción directa cotidiana, comunalismo con los nuestros y ejercicio ético de la “tomo del montón”, la negación siempre de los cabecillas, mandones y demás malandrines prepotentes, en fin… los medios siempre están, solo basta que retomemos a una vida más sencilla de coexistencia horizontal.

Un factor importante de este proceder en las vísperas del colapso, es acercase a los remanentes de los pueblos originarios que supieron sortear el hundimiento del imperio maya y que hoy se llaman Tzeltal, Tzotzil, Tojolobal, Mame, entre otros; cuyo carácter levantisco siempre ha estado presente en la historia nacional y que no solo ha perdurado en el tiempo al peor genocidio de la historia que represento la colonización anglo-ibérica del extenso territorio de las Américas, sino la propia construcción republicana de las castas mexicanas.

El presente es turbio, por ello hay que volver al pasado y retornar el camino a casa, el colapso de la civilización occidental es eminente y la Venezuela rentista no será la excepción; por eso debemos hacer peso mancomunado para ir allanando el sendero hacia la construcción antiautoritaria de una existencia más humana, libre e igualitaria.



[1] Stuart, Gene (1993). Lost Kingdoms of the Maya. Washington, DC: National Geographic Society.
[2] Dunning, Nicholas, Sheryl Luzzadder-Beach, Timothy Beach, John G. Jones, Vernon Scarborough, and T. Patrick Culbert (2002). Arising from the Bajos: The Evolution of a Neotropical Landscape and the Rise of Maya Civilization. Annals of the Association of American Geographers (Washington, DC: Blackwell Publishing) pp. 267–283.
[3] Demarest, Arthur (2004). Ancient Maya: The Rise and Fall of a Rainforest Civilization. Case Studies in Early Societies, No. 3. Cambridge: Cambridge University Press
[4] Duncan, Richard (1989). Evolution, technology, and the natural environment: A unified theory of human history. Proceedings of the Annual Meeting, American Society of Engineering Educators: Science, Technology, & Society.
[5] Duncan, Richard (1996). The Olduvai Theory:Sliding Towards a Post-Industrial Stone Age www.dieoff.org.

lunes, 6 de julio de 2015

La siembra de un griego en México

Rodolfo Montes de Oca
(Texto extraído del libro "Prometeos y Tántalos: aproximaciones históricas a figuras y anécdotas del movimiento anarquista griego")

El 9 de julio de 1868 en el patio de la Escuela Moderna  del Rayo y del Socialismo, a las diez de la mañana, es pasado por las armas en Chalco conforme a la ley del 6 de diciembre de 1856, el insurgente Julio Chávez López acusado por las autoridades mexicanas de “comunista, asesino y gavillero”[1] y de dirigir una insurrección armada para implantar el “socialismo sin autoridad” en la región de Tlaxcala. Antes de que dispararan los fusiles sobre su cuerpo, un griego bien conocido en las zonas rurales y campesinas  de ese estado, en el retiro de una celda, se aísla ante el desconsuelo de la pérdida de un alumno.

El indígena Chávez López había iniciado una algarada armada de carácter agrario asaltando e invadiendo haciendas en Texcoco, San Martín Texmelucan, Taplan y en Morelos; comenzó como una partida de bandoleros que fue ganando poco a poco las simpatías de las comunidades menesterosas e indígenas, repartiendo entre ellos bienes y tierras de los hacendados esclavistas.

Para el 20 de abril de 1869 deciden darle un cuerpo programático a su causa y redactan en Chalco su “Manifiesto a todos los oprimidos y los pobres de México y del universo” en donde criticaban el latifundio, la iglesia y el estado, el robo en las tiendas de raya, la esclavitud de las deudas trasmitidas de padres a hijos y la miserable paga a los jornaleros. Su declaración de guerra cerraba así:

“Es indispensable salvar el momento y levantar nuestros esfuerzos en torno de esa sacrosanta bandera de la revolución socialista, que dice desde lo más alto de la República: Abolición del gobierno y de la explotación. Alcemos nuestra cara buscando con serenidad nuestra salvación, que radica en nosotros mismos”

No queda claro en la historia como fue arrinconado y superado por el ejército mexicano, es de suponer que el número de hombres, medios y logística con que contaban las tropas gubernamentales fuesen mayores a las precarias cuadrillas de rebeldes. Esta acción seria el preludio de la tempestad de sangre, muerte y traición en que experimentarían los mexicanos 40 años después durante la Revolución de 1910. [2]

El “gavillero” Chávez López fue un asiduo colaborador y alumno de la Escuela Moderna que en esa localidad consolidaron los anarquistas junto a los socialistas, paradójicamente seria el lugar de su fusilamiento, a la cabeza de aquella experiencia se encontraban dos libertarios: el mexicano Francisco Zalacosta y el griego Plotino  Rhodakanaty.

Rhodakanaty, nació el 14 de octubre de 1828 en Atenas en un hogar de situación económica desahogada, su padre era médico, escritor y guerrero, combatiendo contra los Otomanos entre 1821 y 1829[3]. Con la muerte de su progenitor se traslada hasta Viena para estudiar medicina, pero el destino lo ubico en Budapest  (Hungría) en 1848 donde vive junto a la multitud la rebelión húngara contra  el imperio austriaco, que tuvo connotaciones sociales y de enfrentamiento entre la burguesía y el creciente proletariado fabril.

Estos acontecimientos marcan para siempre su vida,  ese mismo año se mudó a Berlín para continuar con sus estudios de medicina, al año siguiente visitó París para conocer en persona a Pierre Joseph Proudhon, período de 1850 a 1857 se sabe que vivió en Berlín en donde estudio filosofía política y estuvo al tanto del aprendizaje de varios idiomas, siete en total. En 1857 decidió instalarse en París, en donde escribió el folleto De la Naturaleza para 1860.

Durante este tiempo el griego siente especial interés por el Fourierismo y por el mutualismo libertario, es por ello que cuando el presidente mexicano Ignacio Comonfort, pública el decreto del 1 de febrero de 1856, en el cual se daban incentivos para el establecimiento de Colonias Agrarias; Esta propuesta fue digna de tomarse en cuenta y para febrero 1861 Rhodakanaty se encontraba arribando al puerto de Veracruz.[4] Poco tiempo en el país, el griego comprobó que los campesinos, en sus pueblos tradicionales vivían según las ideas básicas del mutualismo, pero que estaban siendo oprimidos por el despojo de los hacendados y la insensibilidad de un gobierno indiferente.

A su llegada a México y para involucrarse en la discusión política escribió un panfleto titulado Cartilla Socialista o sea el catecismo elemental de la escuela de Carlos Fourier: el falansterio, en donde explicaba los principios de una sociedad agrícola utópica, resultado de la comprensión de la armonía del universo, además de atacar a las instituciones humanas como causantes de los males sociales; destaco la urgencia de acabar con el desorden político y de encaminar las energías colectivas en dirección de la reforma social.[] Gracias a la exposición de estas ideas, Rhodakanaty fue conocido en el medio intelectual mexicano como antipositivista. Sus ideas que durante sus diecisiete años de estancia en México, las defendió, proclamó y alimentó a favor de sus ideales. [5]

Para masificar sus planteamientos, el griego no escatimo en medios impresos en las cuales poder la buena nueva”, encontrando artículo de su pluma en las publicaciones: Renacimiento, El Boletín Republicano, El Correo de México, El Combate, La Democracia, El Federalista, La Reconstrucción, El Monitor Republicano, El Siglo XIX, El Socialista, La Internacional, El Hijo del Trabajo, La Comuna Internacional, El Combate, El Craneoscopio, El Correo de los Estados, La Verdad y La Voz del Desierto.

Pero aunque disfrutaba de la redacción de documentos, Rhodakanaty no perdía de vista su labor de construir colonias independientes agrícolas; por ello para solventar sus gastos trabajo como médico en su propia casa, además de dar clases particulares. Durante sus primeros años se involucró en conocer gente con pensamiento similar al suyo, en 1963 crearon un grupo de estudio, y en 1865 se nombraron “Grupo de Estudiantes Socialistas”, estos se consideraban “bakunistas mexicanos”, dentro de los que encabezaron este proyecto se encuentran Francisco Zalacosta; joven entusiasta que encabezaría las futuras luchas agrarias, Santiago Villanueva, organizador del primer movimiento obrero de México; y Hermenegildo Villavicencio.[6] Su actividad se centró en la organización mutualista, como en la consolidación de la denominada “Sociedad de Socorros Mutuos” creada en 1853.

Durante el año de 1864 Rhodakanaty publicó un nuevo panfleto titulado Neopanteísmo, consideración sobre el hombre y la naturaleza. En este texto se muestra la idea de los utópicos falansterios aldeanos de Fourier, incorporado a su idea de sociedades y cooperativas mutualistas unidas al rechazo del Estado. En este escrito se ven sus intenciones políticas con respecto al Estado mexicano de la época, proponía “una estructura política federalizada”, denunciaba casi toda actividad política y rechazaba la dictadura del proletariado. Deseaba eliminar la intervención del Estado en los asuntos financieros domésticos, así como reorganizar las propiedades privadas en cooperativas, y abolir la política, así como los partidos políticos.[7]

Rhodakanaty fundó una escuela para campesinos en Chalco del Estado de México, llamada la “Escuela del Rayo y del Socialismo”. En donde se enseñaba a los campesinos a leer, escribir, oratoria, métodos de organización y los ideales socialistas libertarios. El plan de estudios intentaba hacer de los campesinos hombres educados y socialistas, oradores convincentes, conocedores de los métodos de organización. A este lugar llegó un joven campesino de nombre Julio Chávez López, quien entusiasmado por las teorías de Fourier y de Proudhon se convirtió en el estudiante más notable y sobre todo el más convencido de llevar a cabo una rebelión que reestructurara el orden agrario de la zona.

Sin planteárselo, el griego fue precursor de este levantamiento al preparar el camino para el establecimiento de colonias agrícolas comunales, Chalco representaba una región donde la resistencia del campesinado contra las haciendas era fuerte y tradicional, Rhodakanaty no estuvo en la rebelión, tal vez por sus ideas pacifistas, pero fue capturado y acusado de complicidad y promotor de la insurgencia.

Se salva de ser “ajusticiado” por terratenientes del Chalco que lo veían como uno de los principales instigadores de la revuelta, es liberado y se le pierde el rastro hasta 1886 cuando se sabe que abordo un barco para arribar a Europa. Los historiadores desconocen la fecha exacta de su muerte y que paso con él, no se guardan registros de defunción ni de sus pasos por el viejo continente; pero sobre lo que no queda duda es que fue un griego que a millones de kilómetros de sus azules costas incubo el germen de la rebelión campesina que pondría de relieve 40 años atrás nombres como el de Emiliano Zapata o Ricardo Flores Magón.
_________________________________________________________
[1] Extraído del portal Web: http://www.memoriapoliticademexico.org/Efemerides/7/09071868-JCh.html
[2] Julio Chávez López. Manifiesto a todos los oprimidos y pobres de México y del universo, Chalco, 20 de abril de 1869.
[3] Jose Valadés (1984). El socialismo libertario mexicano (siglo XIX). Culiacán, Universidad Autónoma de Sinaloa.
[4] Carlos Illades (2002). Rhodakanaty y la formación del pensamiento socialista en México. México, Universidad Autónoma Metropolitana/ Anthopos.  p. 18.
[5] Adolfo Gilly (1994). La Revolución interrumpida. ERA. México. p.27
[6] John  Hart (1974). Los anarquistas mexicanos 1860-1900. SepSetentas. México.
[7] Op cit

sábado, 4 de julio de 2015

Descarga el folleto “Grecia Arde”, sobre la revuelta helénica de 2008

“Este texto se hizo para seguir avivando las llamas entorno a lo que está ocurriendo actualmente en Grecia y ver las cosas desde otra perspectiva.”
 –Palabras publicadas en el periódico Punto de Fuga-

En el marco del referéndum griego para determinar su continuidad en la Unión Europea, les dejamos el folleto “Grecia arde” elaborado por Rodolfo Montes de Oca, sobre la revuelta popular que se escenificó en la capital helénica como respuesta al asesinato de un ciudadano y que fue la primera expresión de la crisis en la cual estaba sumergida la nación mediterránea.

El 06 de diciembre de 2008, tras la muerte del joven anarquista Alexander Grigoropolus en manos de un gendarme, se inicia un proceso de insurrección en la región helénica, que se manifestó en el asalto violento de establecimientos y la destrucción generalizada de los símbolos de poder y dominación.

Sin embargo, estas acciones que captaron la imaginación de un puñado de antiautoritarios que vieron una suerte de “grand soir” de la anarquía, pronto se desvanecieron al ver como la algarada se sofocó a las pocas semanas. Este folleto trata de indagar en las razones de ese apaciguamiento y alerta sobre la posibilidad de empujar la disconformidad más allá del simple enfrentamiento, para así poder generar cambio social.

El folleto se puede descargar en esta dirección: http://goo.gl/1QPW1v

Konstantino Speras, el Perseo de la Anarquía

Rodolfo Montes de Oca
(Texto extraído del libro "Prometeos y Tántalos: aproximaciones históricas a figuras y anécdotas del movimiento anarquista griego")

Cuentan las leyendas helenas que a las costas de una de las islas Cícladas del Mar Egeo, llamada Serifos, arribo una joven madre con una proeza de semidiós que bautizo con el nombre de Perseo, con el tiempo el hijo de Zeus, se convertiría en uno de los héroes guerreros por excelencia de la civilización griega; autor de histriónicas e innumerables epopeyas como la decapitación de Medusa o el rescate de Andrómeda. Sin embargo esa pequeña isla de unos 70 km²  en 1916 sería el escenario de una de las revueltas proletarias más importantes de Grecia en el siglo XX.

Durante el siglo XIX la isla de Serifos se convirtió en un importante puerto comercial del Mar Egeo, desarrollando rápidamente una casta de mercaderes y de propietarios de yacimientos de hierros y minerales, dejando de lado la agricultura que era practicada en pequeña escala y de forma precaria por algunos pescadores durante siglos.

Para 1916, las principales minas de la isla eran Megalo Chorio, Koutalos y Megalo Livadi, las cuales se encontraba bajo la gestión administrativa de la familia descendiente del magnate Emilios Gromman que regentaba el capital accionario mayoritario de la empresa “Serifos-Spiliazeza” desde 1885[1].

Los Gromman se habían convertido en la principal casta política de Serifos, debido a su monopolio comercial, su acumulación de capital, se logró gracias a los salarios de hambre que cancelaba a los habitantes de la isla que acudían a las puertas del principal empleador del sector. Esta sistemática política de expoliación laboral aunada a las extenuantes jornadas laborales, las escasas condiciones de salubridad y la negativa de la empresa de emplear a los isleños que habían sido desmovilizados del ejército, produjeron las condiciones objetivas para las negras tormentas que se avecinaban.

Para ese mismo año, como Perseo, llega a la isla el anarcosindicalista Konstantino Speras, un entusiasta organizador y agitador de la clase trabajadora que venía de participar en la organización de huelgas y motines en el Cairo y Alejandría dentro de la industria del tabaco.

Speras nació en 1893 en el pueblo de Lotzia al oeste de la Serifos, era hijo de  Giorgios y Polyxeni Speras, una familia oriunda del Peloponesio, pero que había estado en Rumania. Su padre era un marinero. A la edad de 14 años se traslada con su familia a la ciudad del Cairo en Egipto donde estudia en el  Colegio Francés-des-Frères[2], donde aprende hablar árabe y francés con fluidez, es en este mismo colegio donde empieza a forjar su carácter levantisco. Tiempo después recordaría su hija:

“mi padre fue rebelde desde pequeño, dos hechos marcaron su vida, el primero fue cuando el director del colegio le dio un premio al hijo de un pudiente comerciante del Cairo, que se lo había ganado mi padre y el segundo hecho fue cuando el  mismo director del colegio lo acuso sin fundamentos de hacer trampa en los exámenes, lo que provoco que este le arrojara el tintero en la cara”. [3]

Al poco tiempo de haber llegado al Cairo entra a trabajar en la industria tabacalera, donde entra en contacto con anarquistas y anarcosindicalistas italianos, congeniando rápidamente con sus explosivas personalidades, después de cooperar con las incipientes organizaciones obreras, viaja por varios países de Europa entrando en contacto con los círculos antiautoritarios, regresa Atenas donde junto a otros izquierdistas funda el “Ergatiko Kentro Athinas”[4] antes de radicarse de nuevo en su natal Serifos, viaja hasta Kavala en 1914, donde intenta organizar una huelga de trabajadores del tabaco, es detenido y relegado a la Colonia Penitenciaria de Trípoli (Libia) donde pasa una temporada de trabajo forzado hasta que es liberado en 1916.

Con relación a su vida sentimental se casa dos veces, la primera de ellas con Eleni Vardoulakis, del cual salen dos hijas, Moscha y Paraskevi. Con el tiempo se volvería a casar a Marina Stamataki y tienen una tercera hija, llamada Artemisia-Nefeli[5].

De retorno a su isla natal, Speras se ve en la necesidad de tener que vender el terreno familiar para poder subsistir y por ello busca trabajo en la única fuente de empleo de la isla, las minas propiedad de la empresa  “Serifos-Spiliazeza” de la familia Gromman; en donde evidencia de primera mano las condiciones infrahumanas de la jornada laboral.

Como era de esperarse Speras junto a 460 trabajadores crean el Sindicato de Trabajadores Mineros de Serifos[6], del cual es nombrado su presidente, entre sus obligaciones se encontraba la de redactar sus estatutos[7], considerados por muchos investigadores históricos, como el más avanzado y revolucionario de la época. A la cabeza de la nueva instancia organizativa empieza un trabajo de articulación y de organización entre los mineros, comienzan con pequeñas acciones escalonadas de visualización de las precarias condiciones laborales en algunos medios impresos de la época, al ver la negativa, Speras y sus compañeros de sindicato deciden emprender la huelga indefinida hasta alcanzar las condiciones exigidas en el pliego de conflictos el 7 de agosto de 1916.

La huelga comenzó cuando los carreteros se negaron a trasladar los minerales a los puertos donde eran embarcados a otros rumbos, dejando claro que las condiciones para volver a los puestos trabajo eran la jornada laboral de 8 horas y mejora de las condiciones de salubridad para poder trabajar.

Los Gromman informan a las autoridades ministeriales en Atenas, las cuales deciden enviar un contingente de 30 gendarmes a la isla, que arriban el 20 de agosto de 1916, al llegar  al puerto la tropa se topan con una masa de trabajadores que a brazos caídos se negaban a retomar las faenas; por ello deciden detener a Speras y al comité organizador, de regreso al puerto, el teniente de la comitiva decide declarar el fin de la huelga, ante la negativa de los mineros  agolpados en las puertas de la Mina de Megalo Livadi, por lo cual ordena abrir fuego contra los trabajadores.

Durante el tiroteo, son asesinados cuatro mineros: Michalis Zoilis, Themistoklis Kouzoupis, Michalis Mitrofanis y Yiannis Protopappas, que caen desangrados producto de las balas. Ante el dolor una montonera iracunda de mujeres pasa a la acción arrojando pesadas piedras a los militares, matando a 3 de ellos a pedrada y haciendo huir despavorido al resto del destacamento.

Mientras estos sucesos ocurren Speras y el resto de integrantes del comité organizador, son trasladados a la prisión de Syros, en donde comienzan a enviar comunicados sobre la huelga y narrando los hechos de sangre acontecidos, lo que le permite visualizar la huelga en otras regiones helénicas.

Luego son trasladados hasta la fortaleza de Firka en Chania de la región de Creta, bien alejados de la zona del conflicto en 1917, de donde continua su labor divulgativa, hasta que es puesto en libertad en 1918 por las presiones ejercidas por la colectividad. Una vez en la calle, se pone en contacto con algunos socialistas moderados de la ciudad de Ermoupoli, en la isla de Syros, donde fundan la “Morfotikos Ergatikos Omilos”[8] y colaboran en la edición del periódico “Ergatis” (trabajador) que era el vocero de la “Ergatiko Kentro Kykladon”[9].[10]

Sus esfuerzos organizativos dan fruto cuando entre el 21 de octubre y 28 de octubre de 1918 se celebró un congreso sindical que dio origen a la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE). Speras fue el primero en dirigirse a los delegados en su discurso que mantuvo el principio de la lucha de clases. Sostuvo que la Confederación debe permanecer libre de la influencia de todos los partidos políticos, y respaldó la acción contra las pretensiones parlamentarias de algunos miembros de la Confederación. Entre los organizadores de esta experiencia se encontraban los anarquistas Giannis Fanourakis y Stavros Kouchtsoglou, al culminar el congreso y de reñir con las tendencias socialistas, Speras es nombrado miembro del comité supervisor de la Confederación General.[11]

Pocas semanas después, el 4 de noviembre de 1918, los representantes más destacados de la tendencia anarcosindicalista participan en el Congreso de fundación del Sosialistiko Ergatiko Komma Elladas[12] (SEKE); A juzgar por las posiciones que sostenían en el período comprendido entre el Congreso de la Confederación y del Partido, es obvio que los anarco-sindicalistas no se opusieron a la creación de un órgano independiente y socialista[13] donde convergieran múltiples tendencias anticapitalistas. No pasó mucho tiempo antes de que las cosas entre las dos tendencias hostiles llegaran a un punto crítico.

En marzo de 1920, Konstantino Speras participó como secretario especial en la conferencia de los mineros del carbón, celebrada en Atenas, con vistas a la fundación de la Federación de Mineros de la región helénica.

En abril de 1920, el SEKE celebró su segundo congreso. Hay Speras, Kouchtsoglou  y Fanourakis fueron expulsados del partido por su tendencia anti-electoral. El diario “O Rizospastis” (El Radical) - el órgano oficial del Partido Comunista Griego - también informó de un intento de expulsar a Speras de GSEE[14]. Sin embargo, esto resultó ser imposible, debido a la influencia considerable que Speras ejercida sobre la clase trabajadora Atenas de trabajo y en un gran número de sus delegados.

El 17 de mayo 1920 Speras fue detenido por su actividad sindical y el periódico “Kokkini Simaia” (Bandera Roja), órgano impreso de la Kommounistiki Organosi Athinas[15] informó: “para nosotros es un honor porque nuestro compañero es encarcelado por su ideología proletaria”.

Entre el 30 de septiembre hasta el 3 de octubre se celebró el II Congreso del GSEE, al cual asistió Speras como secretario de la Asociación de Trabajadores del Tabaco de Atenas (13), la tendencia anarcosindicalista resultó particularmente fuerte y las disputas que allí se dieron con la tendencia marxista y socialistas, marcarían para siempre el destino de este rebelde.

Tan pronto como el Congreso comenzó, Speras propuso la retirada de GSEE de la Internacional Sindical de Amsterdam, una organización socialdemócrata. La oposición a esta propuesta vino de parte de la SEKE.

El tema central del Congreso fue la colaboración GSEE y su interrelación con SEKE. Speras y los demás miembros de la tendencia anarcosindicalista abogaron por la independencia de la Confederación, mientras que los miembros SEKE insistido en la colaboración entre los dos organismos. El último punto de vista se votó 157 a 54.

El segundo tema del Congreso fue la cuestión de la paridad entre SEKE y GSEE. Los anarcosindicalistas, a través de Giannis Fanourakis, argumentaron que las dos instancias (SEKE y la Confederación) deben estar representadas por un número igual de delegados. Los partidarios de SEKE insistieron en que el partido debería asumir el papel de guía y en la votación posterior se confirmó su dominio con 107 delegados que votan por su movimiento en contra de 40. Al punto álgido de la jornada ocurrió, cuando en el discurso de N. Dimitratos (uno de los partidarios SEKE) atribuyó el papel político de que SEKE guiara al GSEE. Speras reacciono con furia boicoteando su ponencia [16].

En sus discursos durante el congreso, Speras apoyó la democracia directa dentro de los sindicatos. Sostuvo que los trabajadores deben participar directamente en el proceso de toma de decisiones a través de asambleas. Así llegó en oposición directa con el grupo de liderazgo SEKE[17].

La contribución del grupo anarcosindicalista en la modificación de ciertos estatutos de la GSEE fue igualmente importante durante el congreso [18]. Se propuso la descentralización del proceso de toma de decisiones, de las Federaciones a los Centros de Trabajo locales. Speras también abogó por que los trabajadores deben organizarse no por ramo sino de forma conjunta con las diferentes formas de producción que hay en una misma empresa, introduciendo así el principio en Grecia de las Sociedades de Oficios Varios.

Durante ese periodo el Perseo de la anarquía, decide organizar un pequeño grupo se rebeldes y excolmugados del SEKE al cual llamaron “Nea Zoia” (Nueva Vida) y comienza la edición de un periódico quincenal en 1921. Durante este periodo Speras apoya a todas las corrientes que se oponían a la hegemonía reformista del SEKE, dando frutos en 1922 a los que fue el Anexartito Ergatiko Komma[19] (AEK), una experiencia similar con el Partido Sindicalista creado por Angel Pestaña y otros disidentes de la CNT[20], que dio paso a la corriente conocida en la historia como “posibilismo libertario”[21]

Esta organización gozo de las simpatías de muchos trabajadores que acudieron a sus filas, para organizarse sin la intermediación de SEKE o de la Internacional Comunista. Publican un periódico llamado “Ergatiki” (Gaceta Laboral) pero el contexto local en 1925 atento contra esta organización cuando el teniente general Theodoros Pangalos, da un golpe militar y da inicio a la Segunda República Helénica, comenzando una cacería contra todo los elementos de izquierda que hacían vida en Grecia.

Las cosas  se complican para Speras y aprovechando el clima de represión, Avraam Benaroya, como dirigente del Kommounistikó Kómma Elládas[22] (KEE), lo expulsa del GSEE, acusándolo de infiltrado y otras sandeces habituales entre los bolcheviques. Después de esta expulsión Speras declina en sus actividades sindicales.

Poco se sabe de su vida después de la expulsión de GSEE, vivió un tiempo en Atenas y trabajo en la industria de ferrocarriles, sufriendo detenciones y expulsiones de la ciudad por las continuas juntas militares y por su pasado combativo. La última de ellas fue en la isla de Skopelo por el gobierno de Ionnis Metaxas, en donde es herido durante la intervención italiana de Grecia dúrate la II Guerra Mundial.

Durante la guerra de resistencia contra la ocupación italo-germana, entre en contacto con la Ethnikos Dimokratikos Ellinikos Syndesmos[23] (EDES) que era una organización armada opuesta a los grupos stalinistas armados en la lucha antifascista.

El 14 de septiembre de 1943, aprovechando las confusiones que genera la guerra, el militante del KKE, Christos Moudrihas, apodado el Capitán Oresti, asesina a Speras, decapitándolo y esparciendo sus restos por el Attica[24]. Con su muerte los comunistas se saldaban viejas deudas desde la época del primer congreso del GSEE.  El 28 de octubre de 1943, un telegrama entre comunistas decía: “tenemos al arrastrado de Speras”[25].

Con su muerte, se iba la figura más importante del anarcosindicalismo helénico, Konstantino Speras, el Perseo de anarquía perdía la guerra ante la Gorgona del KKE, sin embargo volvería como muchos otros mártires, convertido en cientos cuando en 2008 en plenos disturbios del Diciembre Griego un puñado de sus simpatizantes ocuparon las oficinas de la GSEE, proclamando la creación de la Unión Sindical Libertaria Griega, pero esta vez con el claro objetivo de quedarse para siempre.
_________________________________________________________
[1] Extraído de la Web; http://serifos-en.e-serifos.com/Serifos/serifos_mines.htm
[2] Leonardos Kottis (2006). Konstantinos Speras: The Life and Activities of a Greek Anarcho-Syndicalist. Berkeley, California, United States: Kate Sharpley Library.
[3] Op, cit.
[4] Centro de Trabajadores de Atenas
[5] Idem
[6] Paul Pormonis. The Strike of Serifos, that is a narration of the bloody scenes of 21 August 1916 in the mines of Megalo Livadi of Serifos. Naousa, Paros, Cyclades, Greece: Libertarian Historical Archive.
[7] Leonardos Kottis (2006). Konstantinos Speras: The Life and Activities of a Greek Anarcho-Syndicalist. Berkeley, California, United States: Kate Sharpley Library.
[8] Sociedad para la Educación de los Trabajadores
[9] Centro de los Trabajadores de las Cicladas.
[10] Op, cit.
[11] Idem
[12] Partido Socialista de los Trabajadores de Grecia
[13] Yannis Kordatos (1972). History of the Greek Workers Movement. Boukoumanis Publications. Atenas.  p. 30
[14] Extraído de la Web: http://www.eyploia.gr/index.php
[15] Organización de Comunista de Atenas
[16] Op, cit.
[17] Paul Pormonis. The Strike of Serifos, that is a narration of the bloody scenes of 21 August 1916 in the mines of Megalo Livadi of Serifos. Naousa, Paros, Cyclades, Greece: Libertarian Historical Archive.
[18] Yannis Kordatos (1972). History of the Greek Workers Movement. Boukoumanis Publications. Atenas.  p. 307
[19] Partido Laborista Independiente
[20] Siglas de la Confederación Nacional del Trabajo, central anarcosindicalista ibérica.
[21] El posibilismo libertario fue una tesis de un sector del movimiento libertario en España que sin renunciar a los fines clásicos del anarquismo de lucha por la superación del Estado y el capitalismo aceptó elementos del régimen demoliberal de la II República Española para desarrollar sus actividades. Tuvo una importante participación en la Revolución Española de 1936, moderando al sector más intransigente durante los sucesos.
[22] Partido Comunista Griego.
[23] Liga Nacional Republicana Griega
[24] Leonardos Kottis (2006). Konstantinos Speras: The Life and Activities of a Greek Anarcho-Syndicalist. Berkeley, California, United States: Kate Sharpley Library.
[25] Archives of the Greek Army General Staff, Vol. 7, Greek Army General Staff Editions. Atenas. pp. 530-531.

viernes, 3 de julio de 2015

Gemidzhii: los Marineros de la Libertad

Rodolfo Montes de Oca
(Texto extraído del libro "Prometeos y Tántalos: aproximaciones históricas a figuras y anécdotas del movimiento anarquista griego")

Skopje es la capital de Macedonia, la República joven del viejo continente, con tan solo  668.518 habitantes, es una de las centros de dominación con menos habitantes de la región, sin embargo alberga una rara escultura que no pasa desapercibida ante el acucioso ojo del turista y que paradójicamente el estado consiguió medrar. Se trata del monumento de “Gemidzhii” o de los “asesinos de Salónica” como con saña los bautizo la prensa Otomana. Anecdóticamente se trata de un homenaje estatal a un grupo de anarquistas que sembró el terror en suelo griego.

Para principios del siglo XX, la ciudad griega de Salónica se encontraba bajo el dominio político-militar del Imperio Otomano, así como otras regiones de Macedonia-Tracia. Es precisamente en esta región donde los jóvenes revolucionarios inspirados en el marxismo y el anarquismo crean la Organización Revolucionaria Interna de Macedonia (ORIM)[1] cuya finalidad era aprovechar el sentimiento nacionalista búlgaro y macedonio para constituir una federación balcánica anticapitalista.

La organización fue creada en 1893 por una banda de búlgaros-macedonios que vivían en la Salónica ocupada por los Otomanos[2] en un inicio no tenía una orientación política clara, aunque las tendencias izquierdistas eran las predominantes en la asociación secreta. Entre sus fundadores se encontraba Hristo Tatarchev, Dame Gruev, Petar Popo-Arsov, Andon Dimitrov, Hristo Batandzhiev e Ivan Hadzhinikolov, casi todos, se conocían por haber estudiado en la Escuela Metódica para varones de  Sts Cyril de la ciudad de Salónica, un espacio que se había convertido para la época en un hervidero de ideas radicales y contestatarias.

Paralelo a estas acciones en 1895, en la ciudad búlgara de Povlid, se crea el Comité Secreto Revolucionario de Macedonia, por un grupo de estudiantes anarquistas entre los que se encontraban Mijail Gerdjikov, Petar Mandjukov, Petar Sokolov, Slavi Merdjanov[3], Dimitar Ganchev y Konstantin Antonov. Esta célula que sentía una ferviente admiración por Mijail Bakunin, interpreto que el constante llamado del teórico anarquista sobre la unidad pan-eslava era posible bajo los principios federativos, esbozados por este último, en su obras “Llamamiento a los eslavos” y “Federalismo, socialismo y antiteologismo” era la interpretación adecuada para enfrentar el proceso de liberación interna.

Este grupo luego se ramificaría hacia otras ciudades europeas, Mijail Gerdjikov se trasladaría hasta las ciudades de Ginebra y Lozana, donde junto a otros inmigrantes, articularían el “Grupo de Ginebra” que serviría de soporte para los planes conspirativos que estaba adelantando la ORIM sin pausa. Desde esa época hasta 1897, esta agrupación editaría dos periódicos “Glas” y “Otmashtenie”. Pero mientras algunos se movilizaban a la federación helveltica, Slavi Merdjanov se traslada hasta la Escuela de Varones Búlgaros de Sts Cyril en la Grecia ocupada para dar clases y predicar sus ideas ácratas.

En el verano de 1899, se reúne secretamente un puñado de fervorosos dispuestos a pasar a la acción directa para llamar la atención mundial sobre la “Cuestión Macedonia”, entre los asistentes se encontraban Petar Sokolov, Slavi Merdjanov, Petar Mandjukov; con la finalidad de preparar una campaña terrorista contra los intereses otomanos en Salónica. así como el regicidio del Sultan Abdul Hamid II.  Esta hermandad clandestina empezó a emitir una serie de comunicados y llamamientos  que firmaban como “los marineros de Salónica”, “la tripulación”[4] o los “Gemidzhii”[5] que es el nombre turco para “marineros” o los “gürültücü” que significa problemático[6], su inusitado nombre deviene del lema que empezaron usar sus adherentes: “dejando atrás la vida cotidiana y los límites de la ley, para arar con un barco en los mares libres y salvajes sin ley”[7]

Siendo un grupo pequeño y sin recursos económicos deciden acercarse a Boris Sarafov, quien en ese momento era el líder indiscutible del Comité Supremo para Macedonia y Tracia que se había convertido en la plataforma superior de la ORIM, para ver si están interesados financiar una serie de ataques terroristas en Estambul y otras ciudades europeas con la finalidad de ir adelantando el proceso de liberación que coincidiría con un alzamiento en Macedonia. Sarafov decide cooperar con los aventureros y promete ayudar con dinero.[8]

Paradójicamente, los rebeldes por intermediación del encargado de la Iglesia Ortodoxa Búlgara, Dimitar Lyapov, conocen a un grupo de revolucionarios armenios, quienes los hacen desistir de la idea de intentar asesinar al Sultan debido a la imposibilidad de poder penetrar los anillos de seguridad. Sin embargo, estos “consejos” no amilanaron a los anarquistas que deciden optar por llevar el terror al seno del poder que los oprimía.

Pero los ácratas no lograban solventar el inconveniente del capital necesario para impulsar las acciones armadas, es por ello que deciden adelantar algunas acciones que los provean de fondos necesarios para sostener tan ambiciosa empresa. Es por ello, que dos “Gemidzhii”, Kostadin Kirkov y Georgi Bogdanov provenientes de familias acaudaladas, se auto-secuestran para pedir un rescate, que es cancelado por el padre de Kirkov en la ciudad búlgara de Sofía.

Con el impulso monetario y la radicalización de los círculos de lectura de los “Gemidzhii”, los cuales mostraban especial intereses en la propaganda por los hechos[9] producen las condiciones objetivas y subjetivas  propicias para estremecer los intereses patrimoniales de los otomanos y sus colaboradores internacionales.

El plan originario consistía en cavar dos túneles para volar las sucursales del Banco Otomano en Constantinopla y en Salónica, pero el plan casi se aborta cuando el 18 de septiembre de 1900 la policía detuvo a un otomano miembro del grupo con un cargamento de dinamita, rápidamente frente al interrogatorio, este delata a Merdjanov, Sokolov y Pavel Shatev[10]. Los cuales son detenidos y encarcelados.

En 1901 los prisioneros anarquistas fueron deportados hacia Bulgaria, en donde reinician los planes subversivos, pero ahora solamente centrándose en la ciudad de Salónica que se había convertido en su zona de influencia más significativa de los “Gemidzhii”.

Con referencia a los trabajos iniciados en Constantinopla por  Merdjanov y su grupo, son continuados por Dimitar Koshtanov, quien continuó la obra de cavar un túnel; pero las autoridades turcas interceptaron las comunicaciones entre Dimitar y Hristo Koshtanov Matte en donde se daban explicaciones detalladas del ataque explosivo, por lo cual son seguidos hasta el lugar donde realizaban la extracción y son detenidos. Con su captura logran confiscar la imprenta usada por el grupo y desmantelan definitivamente la operación en la capital otomana.

Para 1901, los fondos de la organización empiezan a escasear, es por ello que Merdjanov, decide secuestrar al hijo de un terrateniente turco para exigir un rescate con el cual financiar sus operaciones, pero los contratiempos parecen estar a la orden del día y el grupo de retención, es cercado por las el ejército turco que descubre su escondite y se inicia un feroz enfrentamiento en el cual Sokolov muere y Merdjanov es capturado, para luego ser trasladado hasta Adrianópolis, donde es ahorcado en público en noviembre de 1901. Con su muerte los jóvenes  “Gemidzhii” quedan huérfanos de su principal mentor político.

Pero la determinación de unos esclavos que deciden ser libres, no se puede parar con los contra tiempos que están siempre presentes en la clandestinidad; al poco tiempo el dirigente de la IMRO, Teodor Alexandrov facilita una importante suma de dinero a los rebeldes, con este impulso es que  el 28 de abril de 1903, los “Gemidzhii” dan inicio a su conjura iluminando el cielo estrellado de Salónica con una serie de ataques explosivos.

Ese día, el anarquista Pavel Shatev instala en el buque francés “Guadalquivir” un cargamento de dinamita que logra explotar exitosamente a pocos kilómetros del puerto. Paralelo a esta acción, Dimitar Mechev[11], Iliya Trachkov[12], y Milan Arsov[13] logran descarrilar el tren que va desde Salónica hasta Estambul, dañando considerablemente la locomotora y algunos vagones pero sin dejar en ambos casos víctimas fatales.

Las accione ponen en alerta a las autoridades otomanas, pero lo que ellas no sabían es que estas dos acciones eran solo el comienzo de una contienda explosiva que venía gestándose y preparándose desde hace años.

El 29 de abril, las escaramuzas continuaron cuando Kostadin Kirkov[14] usando explosivos logra volar la estación de Serres, deteniendo los suministros de agua y luz de la ciudad, generando la antesala perfecta para lo que sería la voladura del Banco Otomano por los aires, por parte Jordan Popjordanov. A estas dos espectaculares acciones se suma la voladura del Café “Alhambra” que era punto de encuentro de los militares turcos en manos de Milan Arsov.

 Durante esta jornada los “Gemidzhii”, se dan el lujo de realizar otra serie de ataques contra los intereses trasnacionales del entretenimiento y el confort, Kirkov lanza una bomba hacia el “Grand Hotel”, Ilya Bogdanov arroja otro artefacto explosivo hacia la cafetería “Nyonyo” y Vladimir Pingov incendia el “Boshkov-han”.

La osadía de un puñado de anarquista ha puesto en jaque al imperio otomano, Salónica da la impresión de ser una ciudad que parecen controlar, se han dado el lujo de atacar todos los símbolos que articulan el poder; bancos, buques, cafés, hoteles, líneas ferroviarias y un banco han logrado volar. Han llevado la vindicta macedonia a su máxima expresión, sin embargo, la realidad es que los anarquistas superados en números y medios empiezan a ser cazados sin piedad por la policía en la calle.

 Después de incendiar el “Boshkov-han”, Vladimir Pingov[15] es perseguido por la gendarmería, detenido y luego ejecutado en la calle, Dimitar Mechev y Iliya Truchkov fracasan al intentar explotar una bomba en una fábrica de lámparas de gas, son perseguidos y asediados en una casa, comienzan un brutal enfrentamiento con las fuerzas del orden, en donde logran lanzar 60 bombas hasta que arrinconados son asesinados. Igual suerte corre Jordan Popjordanov que es ejecutado el 30 de ese mes.

La ciudad es militarizada y llegan refuerzos desde los rincones más alejados del Imperio, se establece la ley marcial, pero estos esfuerzos no parecen amilanar a los rebeldes antiautoritarios que intentan una última y desesperada acción para revertir la situación a su favor. A los pocos días, Kostadin Kirkov es asesinado cuando pretendía hacer estallar una bomba en la oficina postal mientras que Cvetko Traikov, por error humano muere mientras manipulaba una bomba que iban a ser dirigida contra el gobernador. Con estas dos tentativas el resto del grupo se dispersa y deja una ciudad a la merced de la sed vengativa de los otomanos.

La campaña de terror creada por los “Gemidzhii” ha sido ampliamente reseñada en la prensa europea y se convirtió en motivo de debate en las sociedades occidentales, que empezaron a levantar la voz sobre las condiciones de exclusión y de sometimiento en la que estaban viviendo los búlgaros y macedonios en el Imperio. Pero las acciones armadas emprendidas por los anarquistas fueron ampliamente rechazadas por los estamentos de poder, que miraban con suma preocupación una extensión de estas prácticas en sus peculios. Sobre esto el embajador francés en Constantinopla dirá:

“Sin lugar a dudas... en su desesperación, macedonio ya no tienen escrúpulos en la elección de los recursos y para atraer la atención de Europa sobre sus demandas, no se detendrá por la comisión de actos delictivos en contra de los extranjeros.”[16]

Frente a los eventuales hechos de sangre, buques de guerra ingleses y austríacos entraron en el puerto de Salónica, con la excusa de proteger a sus conciudadanos, sin embargo se retiran al poco tiempo ante las presiones diplomáticas turcas. Que los acusan de alentar con estas acciones a los rebeldes.

La jornada de furor que vivieron los anarquistas durante esos 4 días, según fuentes de diplomáticos occidentales, dejó un saldo de 10 personas muertas y de 16 heridos, sin contar los 6 atacantes asesinados. El estado de conmoción fue aprovechado por las autoridades turcas para iniciar una jornada de terror contra la población balcánica, que es atacada y golpeada en las calles hasta morir, la iglesia ortodoxa búlgara en el barrio de Vardar es saqueada e incendiada, oficialmente las autoridades admiten el asesinato de 35 personas en los linchamientos, pero la IMRO estimo que en el asueto de crueldad, perecieron entre 200 y 300 personas.

Los cuerpos de seguridad turcos se asestan un triunfo sin precedentes cuando logran capturar vivos a 4 conjurados que habían logrado evadir el cerco, se trata de Pavel Shatev, Marko Boshnakov, Georgi Bogdanov y Milan Arsov, que son juzgados por una corte marcial y condenados a trabajo forzado en una colonia penitenciaria del desierto de Fezzan, ubicado en Libia. La responsabilidad también afecta a los cuadros del IMRO, cuando son capturados Ivan Garvanovm, D. Mirchev y J. Kondov, acusados de colaborar con los sediciosos.

Las acciones emprendidas por los “Gemidzhii” en la ciudad ocupada griega de Salónica, dejaron una huella profunda dentro de los griegos y búlgaros que vivían en la ciudad. Represento la antesala del alzamiento de Illiden donde las ideas anarquistas tuvieron gran cavidad y abrieron el camino para la reocupación de esta ciudad por el rey helénico Jorge I y sus acólitos, también seria años después el centro de un magnicidio que trastocaría la historia moderna de Grecia.
______________________________________________________________________
[1] También conocida como Vatreshna Makedonska Revolyutsionna Organizatsiya (VMRO) o en búlgaro Вътрешна Македонска Революционна Организация (ВМРО)
[2] Mark Biondich (2011). The Balkans: Revolution, War, and Political Violence Since 1878. Oxford University Press. pp. 67–69
[3] En bulgaro se escribe Svetoslav Merdzhanov
[4]  James Sotros, The Greek Speaking Anarchist and Revolutionary Movement, p. 191
[5] Según el escritor Krum Baglov, el grupo estaba compuesto por 14 jóvenes entre 18 y 22 años de edad.
[6]  Megas G. The Boatmen of Thesalloniki. p.52
[7] Op cit.
[8] Fikret Adanar (2002). Cuestión macedonia. Sofia Bulgaria. p. 180
[9] Stoyan Avramov. Colección  “Ilinden”, vol. 5 años V.
[10] Nació en Kratovo en 1882 proviene de una familia de mercaderes, en 1896 acude al Colegio de Varones de Salónica y después de los sucesos, trabajo como profesor de comercio entre 1910-1913. Se cree que fue asesinado por milicianos al servicio de Josip Broz Tito en 1951.
[11] Nació en 1870 para 1898 intenta asesinar a una autoridad local del poblado de Veles pero fracasa, por eso se va hasta las montañas donde se mantiene oculto entre las bandas que empezaban a organizarse.
[12] Nació en 1885 y trabajaba como zapatero en Salónica.
[13] Nació en 1886, era el mas joven del grupo, apenas cursaba 4to año cuando decidió unirse a los conspiradores.
[14] Se desconoce su fecha de su nacimiento pero es contemporáneo con Jordan Popjordanov, ambos estudiaron juntos en la Escuela de Hombres Búlgaros de Salónica. Se le recuerda entre los conspiradores por ser sarcástico y tener buena memoria.
[15] Nació en 1885, se le consideraba el elemento más arriesgado del grupo sedicioso, tomaba parte de las acciones complejas y riesgosas.
[16] Liberación de los búlgaros en Macedonia y Tracia 1902-1904. Documentos diplomáticos, Sofía 1978, pp 182-183 - Informe de 8/21 de mayo 1903.

jueves, 2 de julio de 2015

Esparciendo la idea: los anarquistas griegos en Egipto

Rodolfo Montes de Oca
(Texto extraído del libro "Prometeos y Tántalos: aproximaciones históricas a figuras y anécdotas del movimiento anarquista griego")

Desde tiempos inmemoriales ha existido una conexión de intercambio comercial y de conocimiento entre dos metrópolis del mundo antiguo; debido a su cercanía geográfica las ciudades estados de Atenas y del Cairo, siempre han tenido una conexión de intereses y una relación de sumisión, como lo evidencia la epopeya sin fracasos del conquistador macedonio Alejandro Magno.

Esta constante siempre se ha mantenido en la historia, incluso cuando Egipto era una tierra ocupada por romanos, árabes, otomanos, franceses e ingleses, teniendo un constante canal de intercambio. Con el advenimiento de su independencia en 1805 y la consolidación de su identidad como Estado a la luz de la revolución liberal-burguesa, se retomó el exilio voluntario de muchos griegos a sus áridas tierras.

En los libros de historia, se ha discutido y debatido sobre la influencia anarquista que introducían  las olas migratorias de alemanes, italianos, españoles y portugueses que acudían a las costas de los países latinoamericanos en busca de ofertas laborales. Esta dinámica también se produjo en la parte norte del África, donde una oleada de anarquistas griegos buscaba empleo.

En 1872 un grupo de anarquistas que venía de la isla jónica de Córfu, se establece en la ciudad de Alejandría, donde fundan un pequeño círculo de anarquistas para el socorro mutuo que bautizaron con el nombre de la Hermandad de los Trabajadores.[1]

Esta agrupación será el embrión de uno de los primeros sindicatos de la industria tabacalera egipcia que se llamó el Club Internacional de los Trabajadores del Cigarrillo, que agrupaba anarquistas y socialistas de Grecia, Italia, Egipto y otras regiones del África.

Este grupo que empezaba a crecer y ganar simpatías dentro de la población egipcia se tomó el atrevimiento de enviar una carta al Sultán Pasha al-Atrash  para que apoyase la revuelta de Ahmed Orabi contra el khendive[2] Muhammed Tewfik Pasha

El 1 de abril de 1882, los trabajadores egipcios inician la primera huelga de trabajadores del país contra la Empresa Port Said, encargada de la extracción y venta de carbón, esta acción fue incitada por trabajadores griegos anarquistas.

El 18 de marzo de 1894, el periódico egipcio Al-Hilal, informa la detención de un trabajador griego en Alejandría por la distribución de lo que la policía llama “panfletos anarquistas”. Los folletos llamaban a los trabajadores a celebrar el aniversario de la Comuna de París y termina con el lema de “Viva la Anarquía”. El 01 de octubre de ese año, un grupo de trabajadores griegos se declara en huelga en la compañía que gestionaba el Canal de Suez. Paralelo a estas acciones y ese mismo año el anarquista Sakellaridis Yannakakis crea la primera sociedad de apoyo mutuo entre zapateros del Cairo[3]

En 1899 se produce otra huelga de los trabajadores del tabaco, en la que algunos anarquistas como los griegos, Aristides Pappas, N. Chrysoudis y S. Vlachopoulos, el egipcio Mohamed Sintky y el judío Salomón Goldenburg jugaron un papel determinante en la radicalización del mismo. Al culminar la huelga son expulsados de la industria tabacalera, Pappas, Chrysoudis y Vlachopoulos, pero la agrupación en defensa de los trabajadores siguió en manos de los hermanos Vourtzonis, Nick Giannis y Yiannis Mavros[4]

A principios de 1900, el trabajador heleno K. Asteriadis, publicado en El Cairo un folleto titulado “Capital-Trabajo o la dominación de dinero”, en el cual el autor adoptaba una especie de anarco-sindicalistas para el contexto egipcio. Por esta misma fecha llega a Egipto el antiguo editor de “Epi ta proso” Dimitris Karampilis y Panos Makhairas[5]

En 1907 por iniciativa del Dr. G. Saraphides, Zacharias Hatzopoulos, George Telemitis, Stavros Kouchtsoglous, Iosif Chionis, K. Asteriadis y Nickos Doumas fundan el periódico semanal “El Trabajador” que distribuyen en las zonas industriales del Cairo y  Alejandría, esta iniciativa no logra sustentarse en el tiempo [6]

Un año después los libertarios griegos, Iosif Chionis y Gerasimos Louzis, junto con los italianos anarcosindicalistas Vozai, Loggi y Pitzoriti, contribuyeron a la creación de la Asociación Internacional de Tipógrafos, que tenía una sección griega - con Iosif Chionis como secretario - y una sección italiana.

Esta iniciativa reagrupaba a casi todos los trabajadores tipográficos de Egipto. Tenían una pequeña publicación a la cual llamaban “Boletín Tipográfico” que después de mucho bregar logro conquistar la jornada de ocho horas para los trabajadores de este gremio. Incluso llegaron a extender su solidaridad y participar activamente en las acciones de protesta contra la deportación de trabajadores rusos que huían de la represión desatada en esas tierras después de la fallida asonada de 1905[7]

En 1909, el anarquista griego George Telemitis, escribió y publicó un folleto con el título “Kato ta Eidola” (¡Abajo los ídolos!) en ocasión de la ejecución del anarquista español Francisco Ferrer i Guardia, ese mismo año en España. Este folleto se distribuyó ampliamente en Grecia por los anarquistas y socialistas que volvían a sus tierras [8]

En 1911, el Estado egipcio inició una serie de juicios contra los anarquistas y anarcosindicalistas italianos, producto de ello,  Vozai, Loggi y Pitzoriti y algunos otros italianos fueron deportados. Pero los griegos como Stavros Kouchtsoglous y Nickos Doumas continuaron sus acciones. Kouchtsoglous público en 1912 en El Cairo un folleto con el título “Kato Maska” (¡Abajo la máscara!).Sin embargo, una nueva ola de persecución provoco que Doumas y otros anarquistas se fueran de Egipto [9]

Muchos de esos trabajadores que se acercaron al anarquismo en Egipto al regresar a Grecia empezaron a frecuentar grupos socialistas y con el triunfo de los bolcheviques en la Revolución Rusa, pasaron a militar en el Sosialistiko Ergatiko Komma Elladas (SEKE) y luego en el Kommunistikó Kómma Elládas (KKE). Sin embargo, la labor emprendida por estos pioneros fue fundamental para difundir las ideas anarquistas en otros territorios y para complejizar la lucha contra el sistema capitalista, tal y como lo demostrara a continuación un griego que llego a tierras americanas.
___________________________________________________________________
[1] Web: http://www.katesharpleylibrary.net/hqc0vd
[2] En turco es un título honorífico que significa “lord” o “señor”
[3] Extraído de la Web: http://www.anarkismo.net/article/18491
[4] Stephanie Cronin (2008). Subalterns and Social Protest: History from Below in the Middle Eastand North Africa. p.241. 
[5] Op, cit.
[6] Idem
[7] Steven Hirsch. Anarchism and Syndicalism in the Colonial and Postcolonial World, 1870-1940. Studies in global social history. p.7.
[8] Extraído de la Web: http://www.katesharpleylibrary.net/hqc0vd
[9] Op, cit.