jueves, 28 de abril de 2016

Crónicas Negras:Cristalizar los postulados del anarquismo en pro de una transformación total de la sociedad


Entrevista con Omar Chirinos desde Maracaibo.
Rodolfo Montes de Oca
Crónicas Negras es una serie de entrevistas realizadas a diferentes anarquistas que se encuentran en Venezuela, sorteando las vicisitudes de vivir en el socialismo del siglo XXI, como un relato de los tiempos que atravesamos. Hombres y mujeres que desde la cotidianidad tratan de resistir la bota y las precariedades a la cual nos han sometido.
En esta tercera entrega contamos con la presencia de Omar Chirinos, anarquista maracucho y estudiante de sociología, participo en iniciativas como el Colectivo ARDA y Visión Libertaria, así como es editor de los fanzines Konflicto Literario y Nuestra Hambre. Aquí les dejo sus palabras:
¿Qué es ser un anarquista maracucho que estudia sociología en la Venezuela socialista del siglo XXI?
Ser estudiante en Venezuela no es una tarea fácil. Todo el entramado social repercute directamente en tus quehaceres (Transporte, alimentación,). Los estudios sociológicos, en mi caso, me han ayudado a canalizar mi ideario, de alguna forma la disciplina que estudio, es el piso donde aterrizan mis ideas y las someto a la reflexión y la autocrítica. La escuela en la que hago vida (facultad de ciencias económicas y sociales - LUZ) está profundamente permeada por el “Socialismo del siglo XXI”, esto implica un derrame ideológico en todo lo referido a la carrera. La estructura del pensum en general, responde a principios de la izquierda autoritaria.
Hace poco hubo varios enfrentamientos entre estudiantes de la URBE y la Guardia Nacional, ¿puedes comentarnos cuales son las razones de las protestas?
Si, estuve al tanto de las protestas. Es bien sabido que las manifestaciones de URBE están conectadas con una serie de eventos nacionales que empujan la salida del ejecutivo. En el caso particular del enfrentamiento al que haces referencia, estuvo relacionado a la reacción de los estudiantes en contra del aumento de la unidad de crédito, los altos costos de la misma, actuaron como detonante de la escaramuza. Por supuesto, la GNB hizo lo que mejor sabe hacer: Reprimir al estudiantado.
¿Cómo es la organización de estudiantes en el Zulia?, ¿Existe presencia anarquista?, ¿De no existir se debería articular un movimiento libertario en las aulas?
El caso de la organización estudiantil en Venezuela es muy particular. Los estudiantes se organizan bajo estatutos de partidismo clásico; aquel que perpetúa y reproduce  relaciones de poder propias de un Estado. La presencia del pensamiento libertario en los círculos estudiantiles (Al menos en el Zulia)  es exigua. Parte del problema radica, a mi parecer, en la cultura política que se gesta en las universidades; no se habla de transformación social, se habla de reforma, no se busca diluir las pretensiones de poder y dominación. Por lo contrario, el movimiento estudiantil se ha convertido en una masa simbiótica que mimetiza las posturas de política imperante.
Los anarquistas debemos articular nuestras ideas en todo los escenarios posibles: la escuela, el trabajo y la familia.
¿Sabías que para graduarte debes estar Registrado en el Servicio Militar?
Sí, pero es una información que  irónicamente se encuentra eclipsada. Es una de tantas aristas de las que hace uso un gobierno para engrosar sus aparatos burocráticos en torno al crecimiento del enjambre autoritario y sus fábricas de gendarmes.
Debemos infórmanos para levantar campañas y desembarazarnos del discurso totalitario que se esgrime en la actualidad.
Subsistir en Venezuela es complejo y el Zulia no es la excepción, ¿Cómo percibe la población la administración del Teniente Francisco Arias Cárdenas?
En relación a los dramas sociales, el Zulia presenta características muy particulares, en la tierra del sol amado, parece que los problemas se magnifican. Hay una fricción comunicacional, nadie está de acuerdo con el carbonero, su gestión carece de alcance y la población lo sufre. La gente de a poco se desencanta, se cansa de la incongruencia entre el discurso y la realidad. La sonrisa en los carteles sabe a cinismo.
¿Han ido al Hospital últimamente o se han enfermado recientemente?, ¿Cómo han resuelto el tema de las medicinas?
La salud pública es precaria y la privada, inalcanzable. Enfermarse en la actual Venezuela se traduce en altos costos para el tratamiento. El venezolano sucumbe ante la ausencia de medicamentos.
Yo, en lo particular, soy asmático. Me ha tocado “sobrellevar” mi condición y apañármelas con viejos nebulizadores e inhaladores que logro conseguir; me toca escatimarlos.
Maracaibo es uno de los lugares más violentos de Venezuela… ¿Has sido víctima del hampa?
Sí, mi familia y yo hemos sido víctimas de varios asaltos (robo de vehículos, celulares, etc.). No importa las precauciones que se tome, los asaltantes son impredecibles.
Aunque más allá de victimizarse, hay que mirar con ojo crítico el debacle estructural que sufre el país, para levantar una cultura de seguridad sedimentada en la solidaridad y el apoyo mutuo.
Durante las protestas de 2014, uno de los lugares donde se escenificaron escaramuzas fue el sector popular de Palaima… ¿Me pueden comentar un poco sobre ello?
Palaima fue un sitio estratégico, su ubicación geográfica la convirtió en una gran barricada. Posicionada entre dos universidades (LUZ y URBE) y rodeada por un conjunto residencial, fue el escenario perfecto para la pugna. Los hechos que allí se vivieron presentan sus pros y sus contras.
Las protestas que tuvieron lugar en Pailama, son el caldo de cultivo perfecto para destinos abordajes y análisis.
¿Cómo ves el tema del desabastecimiento de comida? ¿Compras a precio regulado o eres de los que bachaquea y revende?
Comprar regulado es casi imposible. Las colas parecen infinitas, uróboros en cada mercado. Tampoco revendo. Simplemente compramos lo que podemos para poder alimentarnos, la drasticidad en los cambios de mi dieta me han enfermado.  
¿Como ves el tema de la reactivación de la explotación carbonífera en el Zulia con el Decreto 1606?, ¿No crees que organizaciones como Sociedad Homo et Natura, tiene una posición blanda ante estos hechos?
El decreto no es sorpresa. El modelo económico del país se base en eso: en la explotación de recursos naturales que mantienen una línea degenerativa que sofoca el medioambiente y su componente social. Con respecto a los grupos que se “oponen” a dicho modelo, la historia es distinta. Sociedad Homo et Natura, por ejemplo, está integrada en su mayoría, por personas muy nobles y comprometidas, las cuales demuestras interés en detener las prácticas de minería y extractivismo. Pero, irónicamente, estos grupos de activistas están calados por una fuerte carga ideológica, la cual se muestra firme ante los preceptos del Estado. En este sentido, la “oposición” de Sociedad Homo et Natura, es una falacia. De nada sirve atacar la guillotina si el verdugo sigue intacto. Oponerse a la minería y, de forma paralela, promover la propaganda y consecución de un Estado que aniquila formas de existencia, es una contradicción inexorable.
Propongo la desarticulación de estos grupos que solo funcionan como interlocutores del Estado. Hay que pararle los pies a la bestia extractivista, y eso se logra en conjunto con toda la sociedad civil. No solo esa que se ampara en viejas consignas de la izquierda autoritaria, esa que se niega a cortar el cordón umbilical.
Oye sobre eso, viste que el Tukuko se incendió y afecto a los yukpa… ¿Cómo ven todo el tema del calentamiento global?
Lamentable lo que ocurrió en el  Tokuko, tengo conocidos allá. Las zonas aledañas y sus habitantes, se vieron afectados con problemas respiratorios, producto del humo emanado por los incendios. Arde la serranía y el gobierno enarbola su discurso “eco-socialista” (nunca me ha gustado ese término). El cambio climático no está en la agenda del carbonero mayor (Arias Carenas). La Sierra de Perijá es pasada por la guadaña y los medios hablan de “conciencia energética”. La demagogia entona la sinfonía, y Arias baila sobre carbón.
¿Tienen problemas de racionamiento de Luz?
En el sector donde vivo, la luz se va todos los días por tres horas. El horario no es fijo, esto quiere decir que en cualquier momento del día (o la noche) se puede ir.
Inhabilitando la posibilidad de adelantarme al apagón y desconectar los aparatos.
Desde hace años formas parte del movimiento anarquista de Venezuela… ¿Cómo lo ves actualmente?, ¿Qué hace falta?
El movimiento anarquista de Venezuela, desde mi punto de vista, es bastante sólido. No por su cantidad de militantes, sino por la calidad de sus obras. Es cierto que Venezuela responde a una herencia histórica en cuanto a sus procesos políticos que, de una u otra manera, hacen mella en los postulados del anarquismo, llegando a lesionar de manera contundente, el accionar de los anarquistas que preconizan la idea.
Hace falta, a mí parecer, construir un movimiento contextualizado a la realidad que lo arropa. Tenemos la tendencia de encontramos en el romanticismo de la escritura foránea, que a veces, de manera contraproducente, nos aleja de una práctica real del anarquismo.
Por lo que comentas el Zulia parece una bomba de tiempo… ¿Cómo ves el panorama a corto plazo y cuál debe ser la actitud de los anarquistas de Venezuela y otras latitudes?
La supuesta estabilidad social pende de un hilo; el sesgo informativo pierde veracidad con cada día que pasa. Como anarquistas, debemos estar presentes en todas las coyunturas sociales, para tratar de articular y dinamizar mecanismos que sofoquen los modelos de organización jerárquica. Así mismo, cristalizar los postulados del anarquismo en pro de una transformación total de la sociedad. Para nosotros, la solidaridad trasciende las fronteras del discurso.
Para cerrar, ¿quieres aportar algo más?
Gracias a Rodolfo por la entrevista, es un compañero inigualable. Sigamos luchando contra la apatía y el desdén, sigamos creyendo que un mudo mejor es posible. Desde nuestros entornos, promovamos la idea y mantengamos postura firme. Cuando se cree en la anarquía, se cree en los demás. Un abrazo de esos que saltan murallas… ¡Salud y Anarquía!

No hay comentarios:

Publicar un comentario