sábado, 22 de febrero de 2014

Caracas: Realizado el foro en la UCV sobre la seguridad ciudadana y el control estatal

 Como estaba pautado, se llevó a cabo en la Sala de Lectura de la escuela de Historia de la UCV la charla ‘”‘Inseguridad’ y ‘guerra social’. ¿Quién es el enemigo”, entre estudiantes y trabajadores, con la ponencia del compañero de la Red Anarquista, Miguel Angel Santana, en medio de un clima nacional y cotidiano, un tema que se publicita y se comenta a cada momento, la “Inseguridad” que nos presentan como una ¡”guerra social”! “una crisis de valores”, “la educación”, “un problema cultural”, etc..

En principio quisimos tomarnos unos minutos para solidarizarnos en acción internacionalista con los 4 obreros petroleros que en Santa Cruz, Argentina, fueron sentenciados a cadena perpetua con un juicio plagado de irregularidades y con testimonio sacados mediante torturas, quienes lucharon contra el impuesto al salario y la precarización. En nuestro país denunciamos el escandaloso caso de los 8 obreros de Civetchi (presos en Tocuyito) condenados a 5 años de cárcel hace pocos días, por el “delito” de intentar armar un sindicato en la empresa que comparte el Estado junto a capitales privados. Igual denunciamos la detención arbitraria de varios trabajadores petroleros de la refinería de Puerto La Cruz, mientras realizaban una actividad obrera en los portones, entre quienes se encuentra el Secretario General de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo, del Gas, Similares y Derivados (FUTPV), José Bodas.

Para abordar el asunto, jugando con las palabras y buscando desentrañar el “secreto” del trasfondo social de este problema, trasfondo que la “agenda derechizada” no nos dice.. En este intercambio nos preguntabamos: “si resulta así como lo presentan que la sociedad está en una guerra social”: nos tendría que saltar la interrogante ¿Quien es el supuesto enemigo? ¡¿Quien es el “enemigo interno” en la sociedad?¡ ¿A quién enfrenta todo este aparataje armado estatal, de los capitalistas privados, las campañas publicitarias y el discurso oficial? ¿De que tipo de sociedad estamos hablando? ¿Tienen moral los politicos burgueses, la justicia y los empresarios para hablar de “delito”?

En el foro nos propusimos poner en discusión, a debate, estos sentidos comunes, supuestos aceptados como normales, para una comprensión y posicionamiento sobre el tema completamente distinto a como nos lo vende el pensamiento hegemónico burgués, tanto la MUD como el PSUV.

Y es allí donde vemos que para nadie es un secreto que quienes pagan los mayores saldos represivos y trágicos de las políticas llamadas de “seguridad ciudadana” son los sectores más explotados y pobres del país. Las familias obreras y más pobres ponen el grueso de los reprimidos, los muertos y los presos en esta cruzada por la “seguridad ciudadana”.  A pesar de las diferencias en los discursos y las poses, es así como se expresa en la realidad la política de “seguridad ciudadana” de todos los partidos políticos burgueses (tanto los del gobierno como los de la oposición): inculcan entre los trabajadores y el pueblo pobre que nuestro enemigo social son las personas más depauperadas o descompuestas de nuestra propia clase. Quieren convencernos de que está bien y es lógico que el chamo del barrio sea el sospechoso solo por su color de piel o por su pinta, que el nieto de la señora de la bodega [de la esquina] sea el que se muera o se pudra en la cárcel, que el hermano de la joven obrera de un ministerio caiga asesinado por el Dibise, que el hijo del obrero de una fábrica de colchones muera en un “ajuste de cuentas” [real o supuesto], porque esos, los que son hijos también del pueblo explotado y pobre, esos se supone que son los que debemos asumir como los enemigos de nuestra “paz” y “tranquilidad”

Por donde sea que se mire a traves de los medios, los discursos políticos, y las opiniones en la calle, es un elemento clave, fundamental, debatir desde la izquierda independiente y anticapitalista estos “sentidos comunes”, supuestos “valores universales”, de la “ciudadania” y por otro lado, “lo malo”, “lo dañado”, “quienes desprecian la vida”, que ninguno de estos portavoces del capitalismo dicen como se origina, los llamados “antisociales”, es el eco de los aparatos mediaticos donde abunda la hipocrecia de la clase hegemonica, con su moralidad -burguesa- que busca naturalizar con ideología lo que para nada responde a los intereses de los explotados y oprimidos, sino por el contrario, intentan esconder la crisis moral de los capitalistas, las grandes desigualdades que genera, su Estado y la podredumbre de este sistema social, ya que son los trabajadores y pobres quienes sufren la descomposición social, las penurias, la violencia, y la deshumanización, a la brutalidad sistematica, a la que somos sometidos, y por todo esto, es que Barricada hizo este esfuerzo de organizar un espacio alternativo a la polarización burguesa,aporte en abrir este debate, analizar sus raices y complejidades.

Fue interesante rastrear y plantear, discutir y avivar el debate crítico entre quieres estuvimos presentes, con el objetivo de transformar estos foros en lucha militante, en conversaciones mas fluidas en cada espacio y dar la pelea por cambiar las cosas realmente de raíz..

Los partidos de derecha (MUD), los empresarios y “progresistas” del gobierno, con su logica reaccionario de atacar la “deliencuencia”, es decir, a los pobres, son partidarios de reforzar el poder de fuego del Estado capitalista, de aumentar su aparato represivo, y esto devela que ambos supuestos “polos contrapuestos”, se alian, se dan la mano, en este acuerdo socialmente reaccionario, donde coinciden en conspiran bajo distintas formas contra los intereses obreros y populares. Ese aparato represivo que se desata con ferocidad cuando esa masa explotada “descompuesta” se expresa organizada y politicamente, cuando lo desafian, o en la actualidad, como vemos cientos de luchadores con procesos judiciales por exigir reivindicaciones, cuando se les viola el derecho a huelga, hacer una manifestaciones, etc. ¿Y que será cuando se levante un verdadero movimiento de masas que cuestione en las calles el orden existente de los Capriles y Maduro?

UN PROGRAMA DESDE UNA PERSPECTICA OBRERA Y POPULAR

Que se ponga en pie un verdadero plan general de obras públicas para construir masivamente las viviendas, hospitales y escuelas que hacen falta.
Un plan así generaría trabajo para miles de chamos sin trabajo ni ingresos. Un plan de obras públicas bajo el control de las organizaciones obreras y comunitarias.

¡Cese el pago de la deuda externa!
Que de esa cantidad de millones de dólares que van a las cuentas de las empresas, bancos y gobiernos de las potencias imperialistas, salgan los recursos para ese plan general de obras públicas.

¡Altos y progresivos impuestos a las ganancias y fortunas de empresarios y ricos!
Comencemos a devolverle a la clase trabajadora y a la sociedad lo que esta clase se roba, que esos recursos sirvan para la construcción de las obras públicas, los planes de empleo y capacitación, re-educación y esparcimiento.

Elección popular de los jueces, ganando el sueldo promedio del resto de los trabajadores
Los jueces que en su forma actual están supuestamente para la “independencia” de la justicia, están realmente al servicio de los ricos y poderosos. Los jueces deben cobrar como cualquier trabajador, sin ningún privilegio particular, electos por voto popular, y revocables por la misma soberanía popular.

Legalización de la marihuana, para acabar con las mafias del narcotráfico, la criminalidad, criminalización y descomposición social que implican.
El negocio es la ilegalidad. La fuente de las mafias y de múltiples delitos está allí. La ilegalidad de esta planta es una fábrica de “delitos” y “criminales”, desde los artificiales, por ejemplo el “delito” de cultivar, consumir o compartirla, hasta los reales asociados a las mafias.

Esto brindaría las condiciones no solo para un consumo mucho más saludable y responsables para quienes quieran consumirla, sino además para exigir centros de rehabilitación y atención públicos, para atender a quienes estén adictos –entre otras cosas porque la ilegalidad y el negocio actuales hacer que los que se consuma sea en muchos casos una porquería.

Disolución de esos mal llamados cuerpos de “seguridad ciudadana”. Sustitución por milicias obreras y comunitarias.
No reforzar –o “depurar”– esos organismos, verdaderas “asociaciones ilícitas”,  deben ser reemplazos por organismos conformados por los propios trabajadores y habitantes de las comunidades, con participación en su dirección de integrantes de organismos de derechos humanos y víctimas de la represión policial e institucional. ¿Quién mejor que las mismas organizaciones comunitarias y obreras para garantizar su seguridad? ¿Acaso están más interesados los empresarios, alcaldes o comisarios en mantener la seguridad que los propios trabajadores y habitantes en sus lugares de trabajo y vivienda?

Correctivos y re-educación en manos de la propia comunidad por las organizaciones obreras y populares
Las faltas y delitos menores a las normas de convivencia ciudadana dictados por las comunidades, pueden ser sancionados y reconducidos por las propias instancias de la comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario