sábado, 23 de febrero de 2013

Uribana: No seremos cómplices de la masacre

Uribana: No seremos cómplices de la masacre

Red Anarquista


El pasado 25 de enero, un batallón de la Guardia Nacional, SEBIN y otros organismos de represión al mando del General del Comando Regional No, 4 y de la Ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, ejecutó un asalto contra el Centro de Reclusión de Uribana, Edo. Lara, que culminó con una masacre de, según se estima, 60 personas asesinadas. De acuerdo con las denuncias de los familiares de los presos, las cifras son mucho mayores, ya que, señalan personas desaparecidas y/o enterradas dentro de los mismos recintos penitenciarios.

La acción fue justificada argumentando que el “Estado retomará el control de las cárceles” y mediante una serie de políticas que ha venido implementando el presidente Chávez y su gabinete de trabajo. Su objetivo era ocupar por asalto los espacios y aniquilar cualquier vestigio de articulación social al margen del asistencialismo de la Administración Penitenciaria. Esta política llamada “Humanización Penitenciaria”, no es más que un proyecto de simple maquillaje de los centros de tortura y humillación carcelaria para intentar disimular el grotesco negocio realizado alrededor de los pres@s. En el gobierno bolivariano los pres@s son, también, una simple mercancía. En su mayoría, las cárceles están pobladas de personas provenientes de los sectores populares, (1) lo que demuestra la demagogia e hipocresía de un Estado que se ha vanagloriado de favorecer a los pobres.

Esta crisis penitenciaria es una consecuencia directa de la presencia de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la custodia de los penales. Estos amedrentan a las visitas familiares y someten a la población reclusa a las más denigrantes condiciones de subsistencia. La situación degradante de las prisiones es el caldo de cultivo ideal para llevar a cabo los millonarios negocios de la GNB, del funcionariado corrupto y otros órganos represores del poder como las policías. Organizaciones de Derechos Humanos como PROVEA señalan que son constantes las huelgas, autoflagelaciones, autosecuestro de visitantes, motines y secuestros de funcionarios, “… como respuesta a las deplorables condiciones de reclusión, al retardo procesal y en rechazo a la presencia de la Guardia Nacional.” (2)

Somos conscientes de que la degradación moral y física que sufren los presos dentro de las cárceles incide directamente en la situación de violencia e inseguridad que atravesamos. Degradación que se refleja no sólo en los altos índices de hacinamiento presentes en la mayoría de los penales, sino también, en la falta de servicios básicos, como agua potable, comida sana y/o electricidad y en las decadentes estructuras en las cuales deben permanecer. En suma, bajo éstas condiciones, y con el incesante y eminente proceso general de deshumanización, la cárcel va preparando a l@s privad@s de libertad para ser delincuentes al servicio y a las órdenes de los principales cuerpos policiales del país, camino que toman diversos presos para “sobrevivir” a la violencia en los penales, convirtiéndose así en peones al servicio del terrorismo de Estado.

Denunciamos la campaña de aniquilamiento físico y moral implementada por el Ministerio de Asuntos Penitenciarios y la Guardia Nacional Bolivariana contra la población reclusa y alertamos de los posibles planes Estatales futuros contra otras prisiones.

Queremos expresar nuestra más sincera muestra de solidaridad con los familiares de todos los presos, con los miles de presos que no son pranes, con las madres y mujeres encarceladas así como con la población de LBGT de los penales ya que estos últimos sabemos deben también soportar las vejaciones asociadas a la sociedad patriarcal que hoy sufrimos.

Así mismo, nos pronunciamos contra la falsa matriz de opinión creada por los medios opositores y oficialistas de que “todos los presos son pranes” cuando la cruda realidad es que existen, según el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) más de 48.000 personas privadas de su libertad, muchas de ellas en espera de ser procesad@s y hacinadas en las peores condiciones en un número cada vez más reducidos de planteles, pues el hacinamiento en las cárceles llega a un 175% (OVP).

Hacemos un llamado a los movimientos sociales antagónicos y los grupos libertarios y autónomos a que se solidaricen con las personas privadas de su libertad y sus familiares.

Toda muerte y tortura en prisión es un crimen de Estado. Según el OVP, para el 2012 el número de muertos y heridos en las cárceles es de 591 y 1132 respectivamente, así; el silencio es complicidad.

Contra la política de exterminio del Gobierno Bolivariano en los Centros de Reclusión. Contra el silencio cómplice de los politiqueros de la MUD. Contra el reformismo de la llamada “Humanización penitenciaria”. Porque lo único que se puede hacer con las cárceles es abolirlas.
________________________
(1) El Informe de PROVEA (2011) sobre “Derechos de las personas privadas de libertad” señala que “un 68% se ubica en los estratos IV y V, pertenecientes a sectores en pobreza relativa y pobreza extrema o crítica”.
(2) PROVEA: Informe del 2011 sobre “Derechos de las personas privadas de libertad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario